Casos de Uso del Blockchain: Beneficencia

Compartir
Copied to clipboard!
Casos de Uso del Blockchain: Beneficencia
Escuchar este artículo
00:00 / 00:00

Blockchain para obras de beneficencia: una introducción a la  cripto-filantropía

Las organizaciones benéficas encuentran a menudo barreras para el éxito de su labor, debido a la falta de transparencia, problemas relacionados con la rendición de cuentas y límites en las formas de donación que pueden aceptar. La cripto-filantropía (o el uso de tecnología blockchain para facilitar las contribuciones caritativas) ofrece una solución alternativa mediante transacciones descentralizadas y directas, que pueden ayudar a estas organizaciones a recibir donativos y recaudar fondos de un forma más eficiente.


Fundamentos básicos del Blockchain

La creación de sistemas blockchain trajo consigo numerosos beneficios en diversos sectores, debido a que permiten incrementar la transparencia y la seguridad en los datos. A pesar de que el concepto existe desde mucho antes que se creara Bitcoin, no ha sido hasta hace poco que el potencial del blockchain ha empezado a ser reconocido de forma más amplia.

El blockchain es un componente fundamental de casi todas las redes económicas basadas en criptomonedas. Fue concebido originalmente por Satoshi Nakamoto como libro contable digital de Bitcoin, pero posteriormente, la tecnología sería aplicada a distintos escenarios, demostrando no sólo ser útil para las monedas digitales, sino también para muchas otras formas de comunicación digital y compartición de datos.

La blockchain de Bitcoin opera como una tecnología de libro contable distribuido (distributed ledger technology o DLT), protegida mediante criptografía y mantenida por una enorme red de ordenadores (nodos). Dicho esquema permite la ejecución de transacciones transfronterizas peer-to-peer (P2P) en un entorno “trustless”. “Trustless” significa que los usuarios no necesitan confiar entre sí, dado que todos los nodos participantes están obligados a seguir un conjunto de reglas predefinidas (establecidas por el protocolo Bitcoin).

El libro contable de Bitcoin empleado para estas transacciones no reside en ningún “data center” o servidor único; sino que la blockchain se halla distribuida y duplicada en una miríada de nodos informáticos, dispersos a lo largo del mundo. Esto significa que siempre que una transacción se confirme o se modifiquen datos, cada participante deberá actualizar su versión de la blockchain en base a estos acontecimientos (es decir, han de alcanzar consenso respecto a cualquier cambio).

Como ya se ha dicho, el blockchain es empleado de manera frecuente como libro contable distribuido (distributed ledger), y las ventajas derivadas de esta tecnología única están siendo aprovechadas por diversas organizaciones filantrópicas y fundaciones caritativas. Entre los ejemplos más destacados, podemos citar el de Binance Blockchain Charity Foundation (BCF).


Donaciones mediante Criptomoneda

Aún queda un largo camino por recorrer hasta lograr una adopción global de las criptomonedas, especialmente, en todo lo relativo a obras de beneficencia. En la actualidad, existe un número pequeño, aunque creciente, de organizaciones caritativas que ya han adoptado las criptomonedas como método de donación.

Los donantes que tratan de usar criptomonedas para realizar sus contribuciones pueden verse obligados a limitar sus acciones a las pocas organizaciones que las admiten, o a donar grandes cantidades en un intento por persuadir a sus organizaciones benéficas favoritas para que acepten los criptopagos.

Antes de empezar a recibir donaciones en criptomoneda, las organizaciones benéficas deben poner en marcha un proceso de gestión y distribución de fondos que sea transparente y eficiente. Comprender los fundamentos de las criptomonedas y de la tecnología blockchain -así como la forma de convertir las donaciones en dinero fíat- es crucial para una estrategia de implementación efectiva.


Beneficios potenciales de la cripto-filantropía

La cripto-filantropía promete algunas ventajas notables para las organizaciones caritativas y los donantes, entre las que se incluyen:

  • Transparencia total: cada transacción realizada en criptomoneda es única, lo que también significa que es fácilmente rastreable a través de la blockchain. Un nivel más elevado de transparencia y de rendición de cuentas puede aportar tranquilidad a los donantes y alentar sus donativos, al tiempo que refuerza la reputación de la organización benéfica en términos de integridad.
  • Global y descentralizada: la mayoría de redes blockchain presentan niveles elevados de descentralización, lo que significa que no necesitan apoyarse en un gobierno centralizado u otra institución. Por consiguiente, los fondos pueden ser transferidos de forma directa de los donantes a las obras benéficas, siendo la naturaleza descentralizada de las blockchains especialmente apta para las transacciones internacionales.
  • Acuerdos digitales: el blockchain facilita la compartición y almacenaje de datos digitales, y puede ser también empleado para asegurar que documentos o contratos importantes no pueden ser modificados sin la aprobación de todas las partes involucradas. 
  • Reducción de costes: la tecnología blockchain tiene el potencial de simplificar la forma en que las organizaciones benéficas son gestionadas, automatizando partes del proceso y reduciendo los costes generales al requerir un menor número de intermediarios.
  • Reducción impositiva: si tomamos como ejemplo a un donante radicado en los EEUU, en el caso de que contribución se realice en Bitcoin, la obra benéfica recibirá todo el valor donado (no se descuentan impuestos sobre las ganancias de capital). Además, el donante podrá reclamar a las agencias gubernamentales una deducción impositiva mayor.


Problemas y limitaciones

A pesar de las ventajas esbozadas, existen también una serie de problemas potenciales que han de tenerse en cuenta a la hora de adoptar la cripto-filantropía:

  • Volatilidad: excepto en el caso de las stablecoins, la mayoría de criptomonedas se negocian en mercados altamente volátiles, por lo que a menudo sufren oscilaciones pronunciadas en su valor. 
  • Seguridad: en caso de perder las claves privadas que dan acceso a los fondos donados, no hay forma de recuperarlos. Del mismo modo, si las claves no son administradas y protegidas de manera apropiada, una entidad maliciosa puede acabar accediendo a los monederos y robando los fondos.
  • Conciencia y conocimiento público: para la mayoría de la gente el blockchain resulta algo complejo, y muchos donantes potenciales no entienden suficientemente bien los fundamentos de las criptomonedas como para confiar en el sistema o hacer uso del mismo para realizar donaciones benéficas.


Casos del Mundo Real

La cripto-filantropía ha sido adoptada en los últimos años por organizaciones caritativas de perfil alto. En 2017, por ejemplo, la organización filantrópica global Fidelity Charitable recibió el equivalente a 69 millones de dólares en donaciones en criptomoneda. En el mismo año, un donante anónimo conocido como “Pine” distribuyó en torno a 55 millones de dólares en donaciones de Bitcoin a varias organizaciones de todo el mundo a través del Pineapple Fund.

Como ya se ha explicado anteriormente, Blockchain Charity Foundation (BCF) es otro ejemplo notable de cripto-filantropía. El BCF es una organización sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es transformar la filantropía a través del uso de una plataforma benéfica descentralizada.


Reflexiones finales

La cripto-filantropía continúa siendo un medio relativamente nuevo que permite dar, aceptar y distribuir donativos. Pero a medida que la tecnología blockchain se generalice y resulte más familiar, es posible que tanto las obras benéficas como los donantes empiecen a adoptarla como un mecanismo de ayuda a los necesitados más atractivo. Parece razonable pensar que en tanto el público persista en la adopción de esta forma de donar dinero, las organizaciones caritativas no harán sino incrementar las operaciones basadas en criptomoneda.

Loading