Blockchains Privadas, Públicas y de Consorcios - ¿En qué se diferencian?

Compartir
Copied to clipboard!
Blockchains Privadas, Públicas y de Consorcios - ¿En qué se diferencian?
Escuchar este artículo
00:00 / 00:00

Contenido


Cuando Bitcoin fue lanzado, sentó las bases de una industria que giraría en torno a la tecnología subyacente a dicho protocolo: el blockchain. Innovadores entusiastas han descubierto ya el potencial de la tecnología, y están explorando sus aplicaciones en todas las industrias imaginables.

Bitcoin es lo que se conoce como una criptomoneda -una forma de efectivo digital no controlada por ninguna entidad única. En su lugar, combina la tecnología de base de datos distribuida, incentivos financieros y técnicas criptográficas, para facilitar la coordinación de un amplio ecosistema sin líderes ni administradores.

La estructura de datos utilizada por la red Bitcoin ha generado una atracción generalizada en los más de 10 años transcurridos desde su creación. En la actualidad, la tecnología blockchain está siendo ensayada en sectores que abarcan desde las finanzas y cadenas de suministro, a los sistemas legales y gobierno.

En caso de que hayas pasado por alto nuestra guía para principiantes sobre tecnología blockchain: una blockchain es una estructura de datos simple, cuyas entradas no pueden ser editadas, sino sólo ampliadas. Puede ser de ayuda considerarla una especie de hoja de cálculo, en la que cada celda apunta hacia la previa -por lo que cualquier intento de modificar una celda anterior, resultará inmediatamente aparente. Generalmente, una blockchain almacenará información sobre transacciones financieras, pero puede ser utilizada para todo tipo de datos digitales.

Siguiendo con la analogía de la hoja de cálculo, el documento en cuestión está en manos de muchas partes. Cada una de ellas ejecuta en su dispositivo un software especializado, que se conecta con otros dispositivos que ejecutan el mismo software, para que así todos los participantes estén en posesión de una base de datos actualizada.

No existe una fuente central de la que los participantes obtengan esta información (la red está distribuida). Esto significa que la propagación de información es más lenta, pero hace que la red sea más fuerte en términos de seguridad y redundancia.

A continuación, analizaremos tres tipos de blockchains -privadas, públicas y de consorcios. Pero antes, reiterar una vez más ciertas características clave que las tres tienen en común:

  • Un libro contable mayor que sólo permite añadidos -para que un sistema sea considerado una blockchain, deberá seguir una estructura de cadena de bloques, en la que cada uno de éstos se vincule con el último. Si nuestra blockchain es la colección de celdas de nuestra hoja de cálculo, los bloques son las celdas individuales.
  • Una red de pares -cada participante de la red posee una copia de la blockchain. A estos participantes se les llama nodos, e interactúan de manera peer-to-peer.
  • Un mecanismo de consenso -debe haber un mecanismo por el que los nodos se pongan de acuerdo respecto a la corrección de las transacciones propagadas por la red, para garantizar que no se estén añadiendo en la cadena datos fraudulentos.

La tabla de abajo resume algunas de las principales diferencias.



Tipo de Blockchain

Pública

Privada

Consorcio

¿No permisionada?

Si

No

No

¿Quién puede leer?

Cualquiera

Sólo usuarios invitados

Depende

¿Quién puede escribir?

Cualquiera

Participantes habilitados

Participantes habilitados

Propiedad

Nadie

Entidad única

Múltiples entidades

¿Son conocidos los participantes?

No

Si

Si

Velocidad de transacción

Lenta

Rápida

Rápida


Blockchains públicas

Si has usado una criptomoneda recientemente, es muy probable que hayas interactuado con una blockchain pública. Éstas constituyen la inmensa mayoría de los libros mayores distribuidos (distributed ledgers) que existen hoy en día. Las denominamos públicas porque todo el mundo puede ver las transacciones que tienen lugar en ellas, y para participar tan sólo se requiere descargar el software necesario.

A menudo, también utilizamos el término "no permisionado" (permissionless) junto a "público". Ningún encargado puede obstaculizar la participación y todo el mundo podrá interactuar con el mecanismo de consenso (por ejemplo, a través de la minería o staking). Dado que todo el mundo es libre de participar y ser recompensado por su papel en la consecución de consenso, uno espera encontrarse con una topología altamente descentralizada en el caso de las redes establecidas en torno a una cadena pública.

En la misma línea, esperaríamos que una blockchain pública sea más resistente a la censura que una privada (o semiprivada). Como cualquiera puede unirse a la red, el protocolo debe incorporar ciertos mecanismos para evitar que los actores maliciosos obtengan una ventaja anónima.

Sin embargo, el enfoque orientado a la seguridad en las cadenas públicas viene con compensaciones en el frente del desempeño. Muchos encuentran obstáculos de escala y el rendimiento es relativamente débil. Además, impulsar los cambios en una red sin astillarse puede ser un desafío, ya que es raro que todos los participantes estén de acuerdo con los cambios propuestos.


Blockchains privadas

En marcado contraste con la naturaleza sin permiso de las blockchains públicas, las blockchains privadas establecen reglas que dictan quién puede ver y escribir en la cadena (son entornos autorizados). Estos no son sistemas descentralizados, ya que existe una jerarquía clara con respecto al control. Sin embargo, se distribuyen en que muchos nodos aún mantienen una copia de la cadena en sus máquinas.

Las cadenas privadas se adaptan mejor a la configuración empresarial, donde una organización quiere disfrutar de las propiedades de blockchain sin hacer que su red sea accesible externamente.

Proof of work es un desperdicio, pero ha demostrado ser necesaria para un entorno abierto, dado el modelo de seguridad. Sin embargo, en una blockchain privada, las amenazas que PoW disuade no son tan perjudiciales: se conoce la identidad de cada participante y la gobernanza es práctica. 

Un algoritmo más eficiente, en este caso, es uno con validadores designados, que son nodos seleccionados para asumir ciertas funciones para la validación de transacciones. En términos generales, esto implica una variedad de nodos que deben cerrar sesión en cada bloque. En caso de que los nodos comiencen a actuar de forma maliciosa, pueden ser rápidamente detenidos y eliminados de la red. Dado el control de arriba hacia abajo de la blockchain, será bastante fácil coordinar una reversión.


Blockchains de Consorcios

Las blockchains de consorcio se encuentran en la cerca entre las cadenas públicas y privadas, combinando elementos de ambas. La diferencia más notable de cualquiera de los sistemas se puede observar a nivel de consenso. En lugar de un sistema abierto donde cualquiera pueda validar bloques o uno cerrado donde solo una entidad designe productores de bloques, una cadena de consorcio ve a un puñado de partes igualmente poderosas funcionar como validadores.

A partir de ahí, las reglas del sistema son flexibles: la visibilidad de la cadena puede limitarse a validadores, visibles para personas autorizadas o por todos. Siempre que los validadores puedan llegar a un consenso, los cambios se pueden implementar fácilmente. En cuanto al funcionamiento de la blockchain, si un cierto umbral de estas partes se comporta con honestidad, el sistema no tendrá ningún problema.

Un blockchain de consorcio sería más beneficioso en un entorno en el que varias organizaciones operan en la misma industria y requieren un terreno común sobre el cual llevar a cabo transacciones o transmitir información. Unirse a un consorcio de este tipo podría ser beneficioso para una organización, ya que les permitiría compartir ideas sobre su industria con otros actores.


¿Cuál es la superior?

Fundamentalmente, las blockchains públicas, privadas y de consorcio no están reñidas: son tecnologías diferentes:

  • Las cadenas públicas bien diseñadas tienden a sobresalir cuando se trata de la resistencia a la censura, a costa de la velocidad y el rendimiento. Estos son los mejores para mayores garantías de seguridad en los acuerdos de transacción (o contratos inteligentes).
  • Una cadena privada puede priorizar la velocidad del sistema, ya que no necesita preocuparse por los puntos centrales de falla en la medida en que lo hacen las blockchains públicas. Estos se implementan idealmente en situaciones en las que un individuo u organización debe permanecer en control y la información debe mantenerse privada.
  • Las cadenas de consorcio mitigan algunos de los riesgos de contraparte de una cadena privada (al eliminar el control centralizado), y un recuento de nodos más pequeño generalmente les permite funcionar de manera mucho más efectiva que una cadena pública. Es probable que los consorcios sean atractivos para las organizaciones que desean agilizar la comunicación entre ellas.


En conclusión

Existe una gran cantidad de opciones de blockchain para individuos y empresas que participan en diversas actividades. Incluso dentro de las categorías de blockchains públicos, privados y de consorcio, hay una serie de complejidades que conducen a diferentes experiencias de usuario. Dependiendo del caso de uso, los usuarios deberán seleccionar lo que mejor se adapte para lograr sus propios objetivos.

Loading