Una Introducción a la Criptoeconomía para Principiantes

Compartir
Copied to clipboard!
Una Introducción a la Criptoeconomía para Principiantes
Escuchar este artículo
00:00 / 00:00

Contenido


¿Qué es la criptoeconomía?

En términos simples, la criptoeconomía proporciona una forma de coordinar el comportamiento de los participantes de una red mediante la combinación de criptografía y economía.

Dicho de forma más específica, la criptoeconomía es un área de las ciencias informáticas que trata de resolver los problemas de coordinación de los participantes en ecosistemas digitales, mediante incentivos criptográficos y económicos.

Resulta esencial tomar en consideración la criptoeconomía a la hora de construir redes descentralizadas, debido a que es el mecanismo que proporciona una vía para alinear los incentivos de los participantes, sin necesidad de terceras partes de confianza.

Lejos de ser un subconjunto de la economía tradicional, la criptoeconomía es una mezcla de teoría de juegos, diseño de mecanismos, matemáticas y otras metodologías del área de la economía. Su principal objetivo es comprender cómo financiar, diseñar, desarrollar y facilitar las operaciones de las redes descentralizadas.

Este artículo se sumergirá en los orígenes de la criptoeconomía y su papel en el diseño de Bitcoin y otras redes descentralizadas.


¿Qué problema resuelve la criptoeconomía?

Antes de la emergencia de Bitcoin, se solía considerar imposible la creación de una red peer-to-peer en la que el consenso se alcanzara sin significativas vulnerabilidades frente a ataques y fallos.

Este problema se conoce, comúnmente, como el Problema de los Generales Bizantinos. Se trata de un dilema lógico que demuestra cómo, en sistemas distribuidos, resulta crucial para los distintos actores alcanzar acuerdos. El problema asume que, dado que algunos actores pueden no ser dignos de confianza, nunca puede llegarse a acuerdos y la red no puede funcionar como estaba previsto. 

Con la creación de Bitcoin, Satoshi Nakamoto introdujo incentivos económicos en una red peer-to-peer y resolvió este problema.

Desde entonces, las redes descentralizadas han seguido apoyándose en la criptografía para alcanzar consenso respecto al estado de la red y su historial. Además, la mayoría de redes han ido incorporando incentivos económicos que alientan ciertos tipos de comportamientos en sus participantes.

Esta sinergia entre protocolos criptográficos e incentivos económicos hace posible un ecosistema completamente nuevo de redes descentralizadas, que son tanto resilientes como seguras.


El papel de la criptoeconomía en la minería de Bitcoin

El objetivo de Bitcoin es crear una red de transferencia de valor, que verifique de forma precisa dichas transferencias, y que sea inmutable y resistente a la censura.

Esto se logra gracias al proceso de minado -por el cual, los mineros que validan con éxito un bloque de transacciones son recompensados en bitcoin. Dicho incentivo económico induce a los mineros a actuar de forma honesta, lo que hace que la red sea más fiable y segura.

El proceso de minado implica resolver un complicado problema matemático basado en un algoritmo hash criptográfico. En este contexto, los hashes se emplean para ligar cada bloque con el siguiente, creando, esencialmente, un registro con sello temporal de las transacciones aprobadas, al cual se denomina blockchain

Los hashes también son utilizados en los rompecabezas computacionales que los mineros compiten por resolver. Asimismo, una de las reglas de consenso que las transacciones deben respetar es que un bitcoin solamente puede ser gastado si una firma digital válida es generada a partir de una clave privada. 

Estas reglas tecnológicas relativas a la minería están alineadas con los requisitos de seguridad de la red Bitcoin -entre los que se incluye evitar que actores maliciosos se hagan con el control de ésta.


¿Cómo mejora la criptoeconomía la seguridad de Bitcoin?

El modelo de seguridad de Bitcoin se erige en torno al principio del mandato de la mayoría (majority rule). Esto significa que los actores maliciosos tienen la posibilidad, potencialmente, de hacerse con el control de la mayor parte de la fuerza computacional de la red mediante un ataque que popularmente se ha dado en llamar ataque del 51%

En tal escenario, los atacantes podrían evitar que las nuevas transacciones obtengan confirmaciones o incluso revertir las transacciones por completo. Sin embargo, obtener el control de esta cantidad de potencia de hashing sería enormemente costoso, y requeriría un hardware sustancial y cantidades considerables de electricidad.

La criptoeconomía es una de las razones por las que Bitcoin ha tenido éxito. Satoshi Nakamoto implementó supuestos para alentar ciertos incentivos para las diferentes clases participantes de la red. Las garantías de seguridad de los sistemas dependen en gran medida de la efectividad de estos supuestos sobre cómo reaccionan los participantes de la red ante ciertos incentivos económicos. 

Sin la dureza de su protocolo criptográfico, no habría una unidad de cuenta segura para recompensar a los mineros. Sin los mineros, no habría confianza en la validez del historial de transacciones del libro mayor distribuido, a menos que fuera verificado por un tercero confiable, lo que negaría una de las principales ventajas de Bitcoin. 

Basado en suposiciones criptoeconómicas, la relación simbiótica entre los mineros y la red de Bitcoin proporciona confianza. Sin embargo, esto no es una garantía de que el sistema persistirá en el futuro.


El círculo criptoeconómico

El círculo criptoeconómico es un modelo holístico de criptoeconomía. Fue publicado por Joel Monegro e ilustra flujos de valor abstractos a través de diferentes clases participantes en una economía de peer to peer.

 El círculo criptoeconómico

El modelo representa un mercado de tres lados entre los mineros (el lado de la oferta), los usuarios (el lado de la demanda) y los inversores (el lado de la capital). Cada grupo intercambia valor entre sí utilizando un recurso criptoeconómico escaso (un token).

En la relación minero-usuario en el círculo, los mineros son compensados por su trabajo a través de tokens utilizados por los usuarios. El protocolo de consenso de la red estandariza este proceso, mientras que el modelo criptoeconómico controla cuándo y cómo se les paga a los mineros.

Es deseable crear una arquitectura de red sustentada por un lado de la oferta distribuida (mineros) siempre que los beneficios superen las desventajas. Los beneficios a menudo incluyen resistencia a la censura, transacciones sin fronteras y mayor confiabilidad. Pero, los sistemas descentralizados tienden a tener un rendimiento más bajo en comparación con los modelos centralizados.

El papel del inversor en este modelo es doble: proporcionar liquidez para que los mineros vendan sus tokens y capitalizar la red al respaldar los precios de los tokens que están por encima de los costos mineros. 

El modelo ejemplifica estos dos roles al dividir a los inversores en dos grupos: traders (inversores a corto plazo) y hodlers (inversores a largo plazo). 

Los traders crean liquidez para el token para que los mineros puedan vender sus tokens minados y cubrir los costos operativos, mientras que los titulares capitalizan la red para el crecimiento al apoyar los precios de los tokens. La relación minero-trader funciona con un flujo directo de valor, mientras que la relación minero-holder funciona con un flujo indirecto de valor.

Esto simplemente significa que todos los participantes en dicha economía dependen unos de otros para alcanzar sus objetivos económicos. Tal diseño crea una red robusta y segura. El cumplimiento del conjunto de reglas incentivado es más beneficioso para el participante individual que la actividad maliciosa, lo que a su vez hace que la red sea más resistente.


En conclusión

A pesar de que surgió un concepto relativamente nuevo con el nacimiento de Bitcoin, la criptoeconomía es un componente importante a tener en cuenta al diseñar redes descentralizadas.

Aislar los diferentes roles en los modelos criptoeconómicos ayuda a analizar los costos, incentivos y flujos de valor para cada grupo participante. También puede ayudar pensar en el poder relativo e identificar puntos potenciales de centralización, lo cual es importante para diseñar modelos de distribución de tokens y gobernanza más equilibrados.

El campo de la criptoeconomía y el uso de modelos criptoeconómicos pueden ser muy beneficiosos durante el desarrollo de futuras redes. Al estudiar modelos criptoeconómicos que ya se probaron en entornos en vivo, las futuras redes pueden diseñarse para ser más eficientes y sostenibles, lo que resulta en un ecosistema más robusto de economías descentralizadas.

Loading