Una Introducción a la Teoría Dow

Compartir
Copied to clipboard!
Una Introducción a la Teoría Dow

Contenido


¿Qué es la Teoría Dow?

Básicamente, la Teoría Dow es un marco de referencia para el análisis técnico, que se basa en los escritos de Charles Dow sobre teoría del mercado. Dow fue el fundador y editor del Wall Street Journal y cofundador de la Dow Jones & Company. Como miembro de la compañía, ayudó a crear el primer índice de acciones, conocido como Dow Jones Transportation Index (DJT), y al que seguiría otro llamado Dow Jones Industrial Average (DJIA).

Dow nunca puso por escrito sus ideas como si fueran una teoría específica, ni se refirió a ellas como tales. Sin embargo, mucha gente aprendió de él a través de sus editoriales en el Wall Street Journal. Tras su muerte, otros editores, como por ejemplo William Hamilton, refinarían sus ideas y utilizarían sus editoriales para componer la conocida como Teoría Dow.

Este artículo proporciona una introducción a la Teoría Dow, a través de la discusión de las distintas fases de las tendencias de mercado que se basan en los trabajos del propio Dow. Como ocurre con cualquier teoría, los principios que a continuación presentaremos no son infalibles y están sujetos a interpretación.

 

Principios básicos de la Teoría Dow

El mercado lo refleja todo

Este principio está estrechamente alineado con la, así llamada, Hipótesis del Mercado Eficiente (EMH). Dow creía que el mercado descuenta todo, lo que significa que toda la información disponible está reflejada ya en el precio.

Por ejemplo, si existen altas expectativas de que una compañía reporte una mejora positiva de las ganancias, el mercado lo reflejará antes de que ocurra. La demanda de acciones se verá incrementada antes de que el informe sea publicado, por lo que el precio podría no cambiar mucho después de que las noticias positivas que se esperaban, salgan finalmente a la luz.

En algunos casos, Dow observó que una compañía podía sufrir una reducción del precio de sus acciones después de la publicación de buenas noticias, porque éstas no eran tan buenas como se esperaba.

Muchos traders e inversores siguen creyendo que este principio es cierto, particularmente aquellos que hacen un uso amplio del análisis técnico. Sin embargo, aquellos que se decantan por el análisis fundamental discrepan y tienden a creer que el valor de mercado no refleja el valor intrínseco de una acción.

 

Algunas personas sostienen que los trabajos de Dow dieron a luz al concepto de tendencia de mercado, que en la actualidad se considera un elemento esencial del mundo financiero. La Teoría Dow dice que existen tres tipos de tendencias de mercado principales:

  • Tendencia primaria - Con una duración de entre unos meses a muchos años, se trata del movimiento de mercado principal.

  • Tendencia secundaria - Dura entre semanas a algunos meses.

  • Tendencia terciaria - Tiende a morir en menos de una semana o no más de diez días. En algunos casos, puede prolongarse durante sólo unas horas o un día.

A través del examen de estas distintas tendencias, los inversores pueden encontrar oportunidades. A pesar de que la primaria es la tendencia clave a considerar, las oportunidades favorables tienden a presentarse cuando la tendencia secundaria y terciaria parecen contradecir a la primaria.

Por ejemplo, si crees que una criptomoneda presenta una tendencia primaria positiva, pero experimenta una tendencia secundaria negativa, puede ser una oportunidad para comprarla a un precio relativamente bajo y tratar de venderla cuando su valor se incremente.

El problema siempre ha sido reconocer qué tipo de tendencia estás observando, y ahí es donde un análisis técnico más profundo entra en juego. En la actualidad, los inversores y traders utilizan una amplia variedad de instrumentos analíticos que les ayudan a entender qué tipo de tendencia tienen delante.

 

Dow estableció que las tendencias primarias a largo plazo tienen tres fases. Por ejemplo, en un mercado alcista, las fases serían:

  • Acumulación – después del mercado bajista anterior, la valoración de los activos sigue siendo baja, ya que el sentimiento del mercado es predominantemente negativo. Los traders inteligentes y los market makers comienzan a acumular durante este período, antes de que ocurra un aumento significativo en el precio.

  • Participación pública – el mercado más amplio ahora se da cuenta de la oportunidad que los traders inteligentes ya han observado, y el público se vuelve cada vez más activo en la compra. Durante esta fase, los precios tienden a aumentar rápidamente.

  • Exceso y distribución – en la tercera fase, el público en general continúa especulando, pero la tendencia está llegando a su fin. Los market makers comienzan a distribuir sus tenencias, es decir, vendiendo a otros participantes que aún no se dan cuenta de que la tendencia está a punto de revertirse.

En un mercado bajista, las fases se revertirán esencialmente. La tendencia comenzaría con la distribución de aquellos que reconocen las señales y serán seguidos por la participación pública. En la tercera fase, el público continuaría desesperado, pero los inversores que puedan ver el próximo cambio comenzarán a acumular nuevamente.

No hay garantía de que el principio sea válido, pero miles de traders e inversores consideran estas fases antes de tomar medidas. En particular, el Método Wyckoff también se basa en las ideas de acumulación y distribución, que describe un concepto algo similar de ciclos de mercado (pasar de una fase a otra).

 

Correlación entre índices

Dow creía que las tendencias primarias observadas en un índice de mercado deberían ser confirmadas por las tendencias observadas en otro índice de mercado. En ese momento, esto se refería principalmente al índice de transporte Dow Jones y al promedio industrial Dow Jones.

En aquel entonces, el mercado del transporte (principalmente ferrocarriles) estaba fuertemente vinculado a la actividad industrial. Esto es lógico: para producir más bienes, primero se necesitaba un aumento en la actividad ferroviaria para proporcionar las materias primas necesarias.

Como tal, había una clara correlación entre la industria manufacturera y el mercado del transporte. Si uno fuera saludable, el otro probablemente también lo sería. Sin embargo, el principio de correlación entre índices no se sostiene tan bien hoy porque muchos productos son digitales y no requieren entrega física.

 

El volumen importa

Como muchos inversores lo hacen ahora, Dow creía en el volumen como un indicador secundario crucial, lo que significa que una fuerte tendencia debería ir acompañada de un alto volumen de trading. Cuanto mayor sea el volumen, más probable es que el movimiento refleje la verdadera tendencia del mercado. Cuando el volumen de trading es bajo, la acción del precio puede no representar la verdadera tendencia del mercado.

 

Dow creía que si el mercado está en tendencia, seguirá en tendencia. Entonces, por ejemplo, si las acciones de una empresa comienzan a subir después de noticias positivas, continuará haciéndolo hasta que se muestre una reversión definitiva.

Debido a esto, Dow creía que las reversiones deberían tratarse con sospecha hasta que se confirmen como una nueva tendencia primaria. Por supuesto, distinguir entre una tendencia secundaria y el comienzo de una nueva tendencia primaria no es fácil, y los traders a menudo enfrentan reversiones engañosas que terminan siendo solo tendencias secundarias.

 

En conclusión

Algunos críticos argumentan que la teoría de Dow está desactualizada, especialmente en lo que respecta al principio de correlación entre índices (que establece que un índice o promedio debe ser compatible con otro). Aún así, la mayoría de los inversores consideran que la teoría de Dow es relevante hoy. No solo porque se trata de identificar oportunidades financieras, sino también por el concepto de tendencias del mercado que creó el trabajo de Dow.

Loading