Introducción a los Indicadores Adelantados y Atrasados (Leading/Lagging Indicators)

Compartir
Copied to clipboard!
Introducción a los Indicadores Adelantados y Atrasados (Leading/Lagging Indicators)
Escuchar este artículo
00:00 / 00:00

¿Qué son los indicadores adelantados y atrasados?

Los indicadores adelantados y atrasados son instrumentos que evalúan la fuerza o debilidad de economías o mercados financieros. Dicho en pocas palabras, los indicadores adelantados cambian en anticipación al ciclo económico o tendencia de mercado. Mientras que, por el contrario, los indicadores atrasados se basan en eventos previos y proporcionan perspectivas sobre los datos históricos de un mercado o economía particular.

En otras palabras, los indicadores adelantados proporcionan señales predictivas (que anticipan los eventos o tendencias), mientras que los indicadores atrasados generan señales en base a una tendencia que se encuentra ya en marcha. Estos dos tipos de indicadores son utilizados de forma amplia por inversores y traders que emplean análisis técnico (TA), lo que hace que resulten muy útiles en el trading de valores, Forex y criptomonedas

Los indicadores de TA tienen, en los mercados financieros, una larga historia que se remonta a las primeras décadas del siglo XX. La idea que subyace a estos indicadores encuentra su raíz en el desarrollo de la Teoría Dow, que tuvo lugar entre 1902 y 1929. Básicamente, la Teoría Dow sostiene que los movimientos del precio no son aleatorios y, por lo tanto, son susceptibles de predicción mediante el análisis exhaustivo del comportamiento anterior del mercado.

Por otro lado, los indicadores adelantados y atrasados se utilizan también para el mapeado del desempeño económico. Por lo tanto, no siempre están vinculados al análisis técnico y los precios del mercado, sino también a otras variables económicas e índices.


¿Cómo funcionan los indicadores adelantados y atrasados?

Indicadores adelantados

Como ya se ha explicado, los indicadores adelantados pueden proporcionar información sobre tendencias que aún no han emergido. Por lo tanto, estos indicadores pueden ser utilizados para predecir recesiones o recuperaciones potenciales. Por ejemplo, en relación con el desempeño del mercado de valores, las ventas minoristas o los permisos de obras.

Así, los indicadores adelantados tienden a avanzarse a los ciclos económicos y son, en general, idóneos para el análisis a corto y medio plazo. Los permisos de obra, por ejemplo, pueden considerarse un indicador económico de tipo adelantado. Pueden señalar una demanda futura de fuerza de trabajo en el sector de la construcción, así como inversiones en el mercado inmobiliario.


Indicadores atrasados

A diferencia de los indicadores adelantados, los indicadores atrasados se emplean para identificar tendencias existentes, que pueden no ser evidentes de forma inmediata por sí mismas. Por lo tanto, este tipo de indicadores se mueven detrás de los ciclos económicos.

Habitualmente, los indicadores atrasados se aplican a análisis a largo plazo, basados en los datos de desempeño económico histórico o precios previos. En otras palabras, los indicadores atrasados producen señales basadas en una tendencia de mercado o acontecimiento financiero que ya está en marcha o se ha consolidado.


Indicadores coincidentes

A pesar de ser menos populares en el sector de las criptomonedas, existe también una tercera clase de indicadores que vale la pena mencionar, conocidos como indicadores coincidentes. Estos indicadores se encuentran en una posición que podemos considerar intermedia respecto a los otros dos tipos. Funcionan prácticamente en tiempo real, proporcionando información sobre la situación económica vigente.

Por ejemplo, un indicador coincidente puede ser generado a partir de la medición de las horas de trabajo de un grupo de empleados o la tasa de producción de un sector industrial particular -como por ejemplo, las manufacturas o la minería.

Cabe señalar, sin embargo, que las definiciones de los indicadores adelantados, atrasados y coincidentes no siempre son muy claras. Algunos indicadores pueden clasificarse en distintas categorías en función del método o contexto. Esto es particularmente habitual en el caso de indicadores económicos como el Producto Interior Bruto (PIB).

Tradicionalmente, el PIB se considera un indicador atrasado porque se calcula en base a datos históricos. Sin embargo, en algunos casos, puede reflejar cambios económicos casi instantáneos, lo que lo convierte en un indicador coincidente.


Usos en análisis técnico

Como se mencionó, los indicadores económicos también son parte de los mercados financieros. Muchos traders y chartistas implementan herramientas de análisis técnico que pueden definirse como indicadores adelantados o atrasados.

Esencialmente, los principales indicadores de AT proporcionan algún tipo de información predictiva. Por lo general, se basan en precios de mercado y volumen de trading. Esto significa que pueden indicar movimientos del mercado que probablemente ocurrirán en el futuro cercano. Pero, como cualquier indicador, no siempre son precisos.

Los ejemplos de los principales indicadores utilizados en el análisis técnico incluyen el índice de fuerza relativa (RSI) y el RSI estocástico. En cierto sentido, incluso las velas se pueden considerar como un tipo de indicador principal debido a los patrones que crean. En la práctica, estos patrones pueden proporcionar información sobre futuros eventos del mercado.

Por otro lado, los indicadores de AT atrasados se basan en datos anteriores, lo que brinda a los traders información sobre lo que ya sucedió. Aún así, pueden ser útiles al detectar el comienzo de las nuevas tendencias del mercado. Por ejemplo, cuando termina una tendencia alcista y el precio cae por debajo de una media móvil, esto podría indicar el comienzo de una tendencia bajista.

En algunos casos, los dos tipos de indicadores pueden estar presentes en un solo sistema de gráficos. La Nube Ichimoku, por ejemplo, está compuesta de indicadores adelantados y atrasados.

Cuando se utilizan para el análisis técnico, tanto los indicadores adelantados como los atrasados tienen sus ventajas y desventajas. Al predecir las tendencias futuras, los indicadores principales parecerían ofrecer las mejores oportunidades para los traders. Sin embargo, el problema es que los indicadores principales con frecuencia producen señales engañosas.

Mientras tanto, los indicadores atrasados tienden a ser más confiables ya que están claramente definidos por los datos anteriores del mercado. Sin embargo, la desventaja obvia de los indicadores atrasados es su reacción tardía a los movimientos del mercado. En algunos casos, las señales pueden llegar relativamente tarde para que un trader abra una posición favorable, lo que resulta en ganancias potenciales más bajas.


Usos en macroeconomía

Más allá de su utilidad para evaluar las tendencias del mercado de precios, los indicadores también se utilizan para analizar las tendencias macroeconómicas. Los indicadores económicos son diferentes a los utilizados para el análisis técnico, pero aún pueden clasificarse ampliamente en variedades principales y rezagadas.

Además de los ejemplos citados anteriormente, otros indicadores económicos principales incluyen las ventas minoristas, los precios de la vivienda y los niveles de actividad manufacturera. En general, se supone que estos indicadores impulsan la actividad económica futura, o al menos proporcionan información predictiva.

Otros dos ejemplos clásicos de indicadores macroeconómicos rezagados incluyen las tasas de desempleo e inflación. Junto con el PIB y el IPC, estos se usan comúnmente al comparar los niveles de desarrollo de diferentes países, o al evaluar el crecimiento de una nación en comparación con años y décadas anteriores.


En conclusión

Ya sea que se utilicen en análisis técnicos o macroeconomía, los indicadores adelantados y atrasados juegan un papel importante en muchos tipos de estudios financieros. Facilitan la interpretación de diferentes tipos de datos, a menudo combinando múltiples conceptos en un solo instrumento.

Como tal, estos indicadores eventualmente pueden predecir tendencias futuras o confirmar las que ya están ocurriendo. Aparte de eso, también son útiles al evaluar el desempeño económico de un país. Ya sea en relación con los años anteriores o en comparación con otros países.

Loading