¿Qué son las Stablecoins?

Compartir
Copied to clipboard!
¿Qué son las Stablecoins?
Escuchar este artículo
00:00 / 00:00

Contenido


¿Qué es una stablecoin?

Las stablecoins son activos digitales diseñados para replicar el valor de monedas fíat como el dólar o el euro. Permiten a los usuarios transferir valor a nivel internacional, de una forma barata y rápida, manteniendo la estabilidad del precio.

Criptomonedas como Bitcoin y Ethereum son célebres por la volatilidad de sus cotizaciones frente a las monedas fíat. Se trata de algo previsible, dado que la tecnología blockchain es muy nueva, y los mercados de criptomonedas son relativamente pequeños. El hecho de que el valor de una criptomoneda no esté ligado a ningún activo es interesante desde el punto de vista del libre mercado, pero puede resultar incómodo en términos de usabilidad. 

Desde un punto de vista técnico, las criptomonedas son excelentes medios de cambio. Sin embargo, las fluctuaciones en su valor las han convertido en inversiones de alto riesgo, por lo que no resultan ideales para realizar pagos. Para cuando una transacción finalmente se liquida, las monedas pueden valer significativamente más -o menos- que en el momento cuando fueron enviadas.

Pero las stablecoins no tienen ese problema. Son activos que presentan movimientos ínfimos en el precio, y que siguen de forma estrecha el valor de la moneda fíat o activo subyacente al que emulan. Así, sirven como valores refugio en mercados volátiles.

Una stablecoin puede mantener su estabilidad de varias formas. En este artículo, discutiremos algunos de los mecanismos empleados para ello, sus ventajas y sus limitaciones.


¿Cómo funcionan las stablecoins?

Existen unas cuantas categorías de stablecoins, que se distinguen por la forma en que vinculan sus unidades al activo subyacente. Abajo, presentamos algunos de los tipos de stablecoins más comunes.


Stablecoins respaldadas por fíat

El tipo de stablecoin más popular es el que está respaldado por dinero fíat en una proporción de 1 a 1. También las denominamos stablecoins colateralizadas mediante fíat. Un emisor central (o banco) mantiene una cantidad de dinero fíat en reserva, y emite una cantidad proporcional de tokens.

Por ejemplo, el emisor puede estar en posesión de un millón de dólares, y distribuir un millón de tokens con un valor de un dólar cada uno. Los usuarios podrán tradearlos libremente, tal como harían con tokens o criptomonedas, y, en cualquier momento, tendrán la posibilidad de redimirlos por su cantidad equivalente en USD.

Obviamente, hay aquí un elevado grado de riesgo de contraparte que no puede ser mitigado: en última instancia, hay que confiar en el emisor. El usuario no tiene manera de determinar con seguridad si el emisor mantiene los fondos en reserva. En el mejor de los casos, la compañía emisora puede intentar ser lo más transparente posible en lo que a publicación de auditorías se refiere, pero el sistema dista mucho de ser "trustless" (es decir, de no requerir confianza en intermediarios).

Binance ofrece dos stablecoins respaldadas por fíat –BUSD, que mantiene un anclaje con el dólar estadounidense; y BGBP, que sigue el valor de la libra británica.



¿Estás pensando en iniciarte en el mundo de las stablecoins? ¡Compra BUSD en Binance!



Stablecoins respaldadas por cripto

Las stablecoins respaldadas por cripto imitan a sus homólogas respaldadas por fíat, siendo la principal diferencia que como colateral emplean criptomonedas. Dado que las criptomonedas son digitales, de la emisión de las unidades se ocupan smart contracts

Las stablecoins respaldadas por cripto son de tipo "trust-minimized" (se minimiza la necesidad de confiar en terceros), pero cabe señalar que la política monetaria es determinada por los votantes en el marco de sus sistemas de gobernanza. Esto significa que no has de confiar en un único emisor, pero sí has de confiar que toda una red de participantes actuará siempre a favor de los intereses de los usuarios.

Para adquirir este tipo de stablecoins, los usuarios dejan en depósito sus criptomonedas en un contrato que se encarga de emitir el token. Posteriormente, para poder recuperar su colateral, deberán retornar las stablecoins al mismo contrato (junto con un interés).

Los mecanismos específicos que imponen el anclaje varían en función del diseño de cada sistema. Pero basta con señalar que una combinación de teoría de juegos y algoritmos on-chain incentivan a los participantes a mantener el precio estable.


Stablecoins algorítmicas

Las stablecoins algorítmicas no están respaldadas por moneda fiduciaria o criptomoneda. En cambio, su vinculación se logra completamente mediante algoritmos y contratos inteligentes que administran el suministro de los tokens emitidos. Funcionalmente, su política monetaria refleja de cerca la utilizada por los bancos centrales para administrar las monedas nacionales. 

Esencialmente, un sistema algorítmico de stablecoins reducirá el suministro de tokens si el precio cae por debajo del precio de la moneda fiduciaria que rastrea. Si el precio supera el valor de la moneda fiduciaria, entran en circulación nuevos tokens para reducir el valor de la moneda estable.

Es posible que escuches esta categoría de tokens que se denominan stablecoins no garantizadas. Esto es técnicamente incorrecto, ya que están garantizados, aunque no de la misma manera que las dos entradas anteriores. En caso de un evento de cisne negro, las stablecoins algorítmicas pueden tener algún tipo de garantía para manejar movimientos de mercado excepcionalmente volátiles.


Casos de uso de las stablecoins

Las stablecoins colateralizadas son, con mucho, las más comunes en la práctica. Ejemplos de estas monedas incluyen USD Tether (USDT), True USD (TUSD), Paxos Standard (PAX), USD Coin (USDC) y Binance USD (BUSD). Sin embargo, también hay instancias de las otras dos categorías mencionadas que actualmente están disponibles en el mercado. Bitshares USD y DAI son monedas criptolateralizadas, mientras que Carbon y Basis (ahora desaparecida) son ejemplos de variantes algorítmicas.

Esta lista está lejos de ser exhaustiva. El mercado de monedas digitales estables es amplio, algo que se evidencia por la proliferación de cientos de proyectos de stablecoins.

Para una exploración en profundidad de las stablecoins, asegúrate de consultar el informe de Binance Research: La evolución de las stablecoins.


Pros y contras de las stablecoins

La principal ventaja de los stablecoins es su potencial para proporcionar un medio de intercambio que complementa las criptomonedas. Debido a los altos niveles de volatilidad, las criptomonedas no han podido lograr un uso generalizado en aplicaciones cotidianas como el procesamiento de pagos. Al proporcionar niveles más altos de previsibilidad y estabilidad, estas monedas estabilizadas resuelven este problema continuo.

Al actuar como una protección contra la volatilidad, las stablecoins también pueden desempeñar un papel en la integración de las criptomonedas con los mercados financieros tradicionales. Tal como están las cosas, estos dos mercados existen como ecosistemas separados con muy poca interacción. Con una forma más estable de moneda digital disponible, es muy probable que las criptomonedas vean un mayor uso en los mercados de préstamos y créditos que, hasta ahora, han estado dominados exclusivamente por monedas fiduciarias emitidas por el gobierno.

Además de su utilidad en las transacciones financieras, los traders e inversores pueden utilizar las stablecoins para cubrir sus portafolios. Asignar un cierto porcentaje de un monedero a stablecoins es una forma efectiva de reducir el riesgo general. Al mismo tiempo, mantener una reserva de valor que se pueda usar para comprar otras criptomonedas cuando los precios caen puede ser una estrategia efectiva. Del mismo modo, estas monedas se pueden usar para "bloquear" las ganancias obtenidas cuando los precios suben, sin la necesidad de retirarlas. 

A pesar de su potencial para respaldar la adopción generalizada de criptomonedas, las stablecoins aún tienen ciertas limitaciones. Las variantes con garantía fiduciaria son menos descentralizadas que las criptomonedas ordinarias, ya que se necesita una entidad central para mantener los activos de soporte. En cuanto a las monedas cripto colateralizadas y no colateralizadas, los usuarios deben confiar en la comunidad en general (y el código fuente) para garantizar la longevidad de los sistemas. Estas todavía son tecnologías nuevas, por lo que necesitarán algo de tiempo para madurar.


Conclusión

Aunque tienen algunas desventajas, las monedas estables son un componente crítico de los mercados de criptomonedas. A través de una variedad de mecanismos, estas monedas digitales pueden permanecer más o menos estables a precios fijos. Esto les permite ser utilizados de manera confiable no solo como medio de intercambio, sino como un refugio seguro para traders e inversores.

Si bien inicialmente se diseñó para proporcionar a los traders una herramienta efectiva para administrar el riesgo, está claro que las aplicaciones de las stablecoins se extienden mucho más allá del trading. Son una herramienta poderosa que podría fortalecer el espacio de la criptomoneda en su conjunto, sirviendo en casos de uso donde las alternativas volátiles no son ideales. 

Loading