¿Qué es la hiperinflación? v.2

SHARE
¿Qué es la hiperinflación? v.2

Todas las economías experimentan algún nivel de inflación, que ocurre cuando aumenta el precio promedio de los bienes, a medida que disminuye el poder adquisitivo de esa moneda. Por lo general, los gobiernos y las instituciones financieras trabajan juntos para garantizar que la inflación se produzca a un ritmo gradual y uniforme. Sin embargo, ha habido muchos casos en la historia donde las tasas de inflación se han acelerado en un grado tan sin precedentes que causó que el valor real de la moneda de ese país disminuyera en proporciones alarmantes. Esta tasa acelerada de inflación es lo que llamamos hiperinflación.

En su libro, "La dinámica monetaria de la hiperinflación", el economista Philip Cagan afirma que los períodos de hiperinflación comienzan cuando el precio de los bienes y servicios aumenta en más del 50% en un mes. Por ejemplo, si el precio de un saco de arroz aumenta de $10 a $15 en menos de 30 días, y de $15 a $22.50 al final del mes siguiente, tendríamos una hiperinflación. Y si esta tendencia continúa, el precio del saco de arroz podría aumentar a $114 en seis meses, y más de $1,000 en un año.

Rara vez la tasa de hiperinflación permanece estancada en un 50%. En la mayoría de los casos, estas tasas se aceleran tan rápidamente que el precio de diversos bienes y servicios puede aumentar drásticamente en un solo día o incluso en horas. Como consecuencia del aumento de los precios, la confianza del consumidor disminuye y el valor de la moneda del país disminuye. Con el tiempo, la hiperinflación provoca un efecto dominó en el cierre de las empresas, el aumento de las tasas de desempleo y la disminución de los ingresos fiscales. Se produjeron episodios de hiperinflación bien conocidos en Alemania, Venezuela y Zimbabwe, pero muchos otros países experimentaron crisis similares, como Hungría, Yugoslavia, Grecia y muchos más.

Hiperinflación en Alemania.

Uno de los ejemplos más famosos de hiperinflación tuvo lugar en la República de Weimar en Alemania después de la Primera Guerra Mundial. Alemania había pedido prestadas grandes cantidades de dinero para financiar el esfuerzo de guerra, creyendo plenamente que ganarían la guerra y utilizarían las reparaciones de los Aliados para pagar estas deudas. No solo Alemania no ganó la guerra, sino que también tuvo que pagar miles de millones de dólares en reparaciones.

A pesar del debate sobre las causas de la hiperinflación en Alemania, algunas causas comúnmente citadas incluyen la suspensión del patrón oro, las reparaciones de guerra y la imprudente emisión de papel moneda. La decisión de suspender el patrón oro al comienzo de la guerra significó que la cantidad de dinero en circulación no tenía relación con el valor del oro que poseía el país. Este polémico paso llevó a la devaluación de la moneda alemana, lo que obligó a los Aliados a exigir que las reparaciones se pagaran en cualquier moneda que no fuera la marca de papel alemana. Alemania respondió imprimiendo enormes cantidades de su propio dinero para comprar moneda extranjera, lo que provocó que el valor de la marca alemana se deprecie aún más.

En algunos puntos durante este episodio, las tasas de inflación aumentaron a un ritmo de más del 20% por día. La moneda alemana se volvió tan inútil que algunos ciudadanos quemaron el papel moneda para mantener sus casas calientes, ya que era más barato que comprar madera.


Hiperinflación en Venezuela.

Gracias a sus grandes reservas de petróleo, Venezuela mantuvo una economía saludable durante el siglo XX, pero el exceso de petróleo de la década de 1980, seguido por la mala gestión económica y la corrupción de principios del siglo XXI, dio lugar a una fuerte crisis socioeconómica y política. La crisis comenzó en 2010 y ahora se encuentra entre las peores de la historia de la humanidad.

Las tasas de inflación en Venezuela aumentaron rápidamente, al pasar de una tasa anual del 69% en 2014 al 181% en 2015. El período de hiperinflación comenzó en 2016, marcado por una inflación del 800% al final del año, seguido del 4,000% en 2017 y Más de 2,600,000% a principios de 2019.

En 2018, el presidente Nicolás Maduro anunció que se emitiría una nueva moneda (bolívar soberano) para combatir la hiperinflación, reemplazando al bolívar existente a una tasa de 1 / 100,000. Así, 100.000 bolívares se convirtieron en 1 bolívar soberano. Sin embargo, la eficacia de tal enfoque es altamente cuestionable. El economista Steve Hanke afirmó que cortar ceros es "algo cosmético" y "no significa nada a menos que cambie la política económica".


Hiperinflación en Zimbabwe.

Después de la independencia del país en 1980, la economía de Zimbabwe se mantuvo bastante estable durante sus primeros años. Sin embargo, el gobierno del presidente Robert Mugabe inició un programa en 1991 denominado ESAP (Programa de ajuste estructural económico) que se considera una de las principales causas del colapso económico de Zimbabwe. Junto con la ESAP, las reformas agrarias realizadas por las autoridades dieron como resultado una caída drástica en la producción de alimentos, lo que llevó a una gran crisis financiera y social.

El dólar de Zimbabwe (ZWN) comenzó a presentar señales de inestabilidad a fines de la década de 1990 y los episodios de hiperinflación comenzaron a principios de la década de 2000. Las tasas de inflación anual alcanzaron 624% en 2004, 1,730% en 2006 y 231,150,888% en julio de 2008. Debido a la falta de datos proporcionados por el banco central del país, las tasas después de julio se basaron en estimaciones teóricas.

Según los cálculos del profesor Steve H. Hanke, la hiperinflación de Zimbabwe alcanzó su punto máximo en noviembre de 2008, a una tasa anual de 89.7 sextillones por ciento, lo que equivale a 79.6 mil millones por mes, o 98% por día.

Zimbabue fue el primer país en experimentar hiperinflación en el siglo XXI y registró el segundo peor episodio de inflación en la historia (después de Hungría). En 2008, la ZWN fue oficialmente abandonada y las monedas extranjeras fueron adoptadas como moneda de curso legal.


El uso de las criptomonedas.

Dado que Bitcoin y otras criptomonedas no se basan en sistemas centralizados, su valor no puede ser determinado por instituciones gubernamentales o financieras. La tecnología Blockchain garantiza que la emisión de nuevas monedas siga un programa predefinido y que cada unidad sea única e inmune a la duplicación.

Estas son algunas de las razones por las cuales las criptomonedas se están volviendo cada vez más populares, especialmente en países que están lidiando con la hiperinflación, como Venezuela y Zimbabwe.

Se pueden ver casos similares en países como Zimbabwe, donde las monedas digitales de pago entre pares han experimentado un aumento espectacular.

En algunos países, las autoridades están estudiando seriamente las posibilidades y riesgos asociados con la introducción de una criptomoneda respaldada por el gobierno, como una alternativa potencial a la moneda fiduciaria tradicional. El banco central de Suecia está entre los primeros. Otros ejemplos notables incluyen los bancos centrales de Singapur, Canadá, China y los Estados Unidos.


Pensamientos finales

Aunque los casos de hiperinflación pueden parecer pocos y distantes entre sí, está claro que un período relativamente corto de agitación política o social puede llevar rápidamente a la devaluación de las monedas tradicionales. Una menor demanda para la exportación exclusiva de un país también puede ser una causa principal. Una vez que la moneda se devalúa, los precios se disparan muy rápidamente, creando un ciclo vicioso. Varios gobiernos han tratado de contrarrestar este problema imprimiendo más dinero, pero solo esta táctica ha demostrado ser inútil y solo sirvió para disminuir aún más el valor global de la moneda. Es interesante observar que a medida que disminuye la confianza en la moneda tradicional, la fe en la criptomoneda tiende a aumentar. Esto podría tener implicaciones poderosas para el futuro de cómo se ve y trata el dinero a nivel mundial.

Loading