Principios Generales de Seguridad

Compartir
Principios Generales de Seguridad
Escuchar este artículo
00:00 / 00:00

Las criptomonedas han traído muchas posibilidades emocionantes, pero también están llenas de riesgos y peligros para los inexpertos. Sigue los tres principios de seguridad principales que se describen a continuación para mitigar algunos riesgos asociados con mantener, usar e tradear criptomonedas.


Mantén tu privacidad

Gracias a la naturaleza de Internet, la información se puede propagar muy rápidamente, y en ocasiones, en direcciones indeseables.

Hay un montón de personas con intenciones maliciosas que emplean tácticas nefastas en un intento de robar tus criptomonedas. La mayoría de las amenazas y ataques suelen estar dirigidos de forma generalizada y funcionan como una red: se trata de atrapar a todos de forma ingenua y lo suficientemente distraída, pero no necesariamente a una persona específica. Sin embargo, si involuntariamente te conviertes en un objetivo al revelar información confidencial, es posible realizar ataques más sofisticados y específicos.

Es recomendado:

  • Considerar los riesgos de alardear acerca de tus trades exitosos

  • No compartir tus direcciones usadas anteriormente.

  • Tener cuidado al mencionar tus saldos.

  • Evitar compartir información que esté conectada a tu identidad fuera de línea

  • Usar canales de comunicación encriptados.

Piensa a largo plazo. Esos pocos satoshis en tus direcciones pueden valer mucho más en los próximos años. O no. Incluso puedes deshacerte de tus criptomonedas mientras tanto. Pero, ¿importa? Un potencial atacante, parientes lejanos o simplemente extraños envidiosos y conocidos pueden no recibir el memo a tiempo.


Protégete a ti mismo

Los usuarios tanto del sistema bancario tradicional como de las criptomonedas son a menudo víctimas de estafas y fraudes similares. Sin embargo, con las criptomonedas, diversos factores están impulsando la carga de la responsabilidad en los hombros del usuario final, principalmente una falta de confianza inherente e inmutabilidad de las transacciones procesadas.

Los bancos, considerados como entidades de confianza, tienen el control total de custodia de tu dinero. Los bancos están regulados y se comunican entre sí, lo que facilita la prevención y la lucha contra los fraudes. Si eres víctima o cometes un error honesto al transferir dinero de tu cuenta bancaria, generalmente puedes solicitar una devolución de cargo. En las criptomonedas, una vez que las transacciones se propagan a la red y se confirman, son irreversibles.

Tienes que estar atento. Aprende sobre las tácticas comunes de phishing, descubre qué son los keyloggers y conoce las amenazas comunes que se describen en Binance Academy. Familiarizarse con estos peligros te ayudará a mantener tus monedas seguras.

Utilizar contraseñas seguras y únicas, y habilitar la protección 2FA para tus cuentas en línea debe ser el primer paso para mejorar tu seguridad general.

No debes olvidarte de protegerte contra ti mismo también porque eres (probablemente) un humano y la gente comete errores. Hacer un error tipográfico al crear tus copias de seguridad, enviar tus tokens a una dirección incorrecta o simplemente tomar una decisión equivocada puede comprometer tu seguridad y causar muchos inconvenientes.

'Medir dos veces, cortar una vez' dice el proverbio que muchos de nosotros escuchamos de nuestros padres. Cuando se trata de usar y proteger las criptomonedas, se vuelve cada vez más relevante.


Se tu propio banco

Para garantizar la disponibilidad de tus monedas y maximizar tu seguridad, se recomienda mantener tus claves privadas fuera de línea. Aunque los exchange son generalmente mucho más seguros que nunca, todavía se recomienda mantener cantidades sustanciales en las cuentas de exchange sólo si usted es un trader activo. Además, al igual que el dinero en una cuenta bancaria, a menos que seas propietario y tengas acceso exclusivo a tus claves privadas, no puedes reclamar la propiedad de tus monedas y queda una promesa.

Por primera vez en la historia, tienes la oportunidad de poseer un activo digital de la misma manera que tienes dinero físico o un pedazo de metal precioso. A diferencia de estas otras formas de activos, puede hacer una copia de seguridad de tus criptomonedas en un pedazo de papel y obtener acceso a tus posesiones de forma segura en cualquier parte del mundo.

Por supuesto, mantener y proteger estas claves de tus criptomonedas conlleva muchos peligros, como se indica en la sección anterior. Afortunadamente, hay herramientas listas para ayudar a mantenerte al día con estos desafíos y permitirte aprovechar todos los beneficios de estas nuevas tecnologías.

Los tipos de carteras de criptomonedas diseñadas para guardar tus claves privadas varían en cuanto a seguridad, facilidad de uso, número de casos de uso e incluso disponibilidad. Considera tus opciones y elige el tipo que más se ajuste a tus necesidades.

Las carteras de software y teléfonos móviles ofrecen una amplia variedad de características y, por lo general, son muy fáciles de usar. La gran desventaja desde el punto de vista de la seguridad es que están conectados a entornos muy complejos y, a menudo, en línea, como tu teléfono móvil o una computadora. Estos factores abren muchas oportunidades para que los virus y hackers accedan a tus monedas; por lo tanto, los usuarios sin experiencia sólo deben usarlas para pequeñas cantidades de criptomonedas.

Las carteras de papel, que contienen tus claves privadas escritas en un pedazo de papel (o grabadas en una placa de metal) a menudo se consideran una de las formas más seguras de almacenar las claves privadas. Sin embargo, son bastante difíciles de manejar y generalmente solo son viables para un solo uso.

Las carteras de hardware suelen ser las mejores para equilibrar la facilidad de uso y el alto nivel de seguridad. Estos dispositivos de bolsillo protegen las claves privadas contra el malware y los piratas informáticos manteniéndolos fuera de línea, pero te costarán entre $ 70 y $ 200, y requieren confirmación física para la mayoría de las acciones.

Recuerda, la seguridad nunca es absoluta y completa. Toma el tiempo que necesites para actualizar tu base de conocimientos de vez en cuando y verifica tus puntos potencialmente débiles con regularidad.


Este artículo fue proporcionado por Trezor.io

Loading